Vender ropa interior usada, un fetichismo japonés que ahora seduce a Occidente

 

El fetichismo por la ropa interior usada nació en Japón en la década de los 80 y se conoce por el término de burusera. Hoy en día las tiendas tipo burusera ya operan en diversos países.

 

El fenómeno de la burusera se ha instalado ya en la cultura occidental y gracias a Internet los usuarios pueden adquirir prendas fetiches de una forma totalmente anónima. Este fetichismo por la ropa interior usada nació en Japón en la década de los 80. Hoy en día está tan extendido, que incluso las presas de la famosa serie americana Orange Is The New Black venden sus bragas usadas. Gracias a esta serie el mercado de lencería usada ha crecido y ha dejado de ser un tema tabú.

 

Gracias a las casas de venta en internet, esta nueva moda facilita el acceso a un tipo de lencería que antes era tan difícil de conseguir de un modo fácil, discreto y seguro.

 

Personajes públicos como María Lapiedra y Roser Amills ya se han animado a vender sus prendas en España. En otras ocasiones, por el contrario, lo que prima es la privacidad de las vendedoras. Según la cadena Ser, es frecuente el etiquetado con la edad de las vendedoras de bragas usadas.

 

De la burusera a la namasera

 

Burusera (ブルセラ?) es un tipo de tienda en Japón en donde las mujeres jóvenes venden sus bragas usadas. "Buru" de "bloomers" (buruma-s en japonenglish) significa bragas, pantaletas, calzones y "sera" significa "seller". En estas tiendas también se vende otro tipo de ropa, como uniformes escolares, chaquetas escolares, trajes de baño escolares, etc. Estas prendas de vestir comúnmente vienen acompañadas por una fotografía auténtica de las chicas llevándola puesta. Los clientes son usualmente hombres japoneses que huelen o experimentan de algún otro modo con las bragas para obtener estimulación sexual como un tipo de fetichismo. En el pasado existían máquinas de venta que expedían paquetes de bragas usadas.

 

Namasera (ナマセラ?) es una variante de la burusera, precisa la Wikipedia. "Nama" significa fresco. El concepto es el mismo que las burusera, pero los artículos aun siguen siendo usados por la mujer, que después se los quita y se los entrega directamente al comprador en el punto de venta.

En páginas web como la nuestra, RIUF, la venta de ropa interior usada fetichista es segura, rápida, ágil y totalmente anónima, con total garantía de entrega y calidad de la ropa íntima usada que se compra.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0