Vender ropa interior usada de hombres y mujeres en RIUF

 

Vender braguitas usadas, sudadas o manchadas se ha convertido en una manera para muchas de ganar un sobresueldo. Un negocio importado del Japón que en España está ganando adeptos. Las prendas que tienen más éxito en ventas son las que tienen restos de flujo vaginal, sangre menstrual o sudor.

 

Los compradores de este tipo de prendas suelen ser hombres fetichistas a los que les excita tener ropa interior usada de mujeres para poder fantasear con ellas. El precio de venta va de los 30 euros hasta los 100 en la web de RIUF, plataforma española creada para la venta de ropa interior usada fetichista. En la página, que permite conservar el anonimato, la vendedora se hace unas fotos con la ropa interior puesta y describe que ha hecho con ella.

 

La web, que cada vez cuenta con más usuarias que se atreven a vender su ropa interior usada, ya tiene más de 3.000 prendas a la venta desde que abrieron en enero. Para la mayoría de vendedoras, el gusto por las bragas usadas no es más que una oportunidad para ganar un sobresueldo, pero otros lo ven como una diversión.

 

RIUF, tiene en su tienda online, la sección de venta de ropa interior usada de mujeres, y la sección de venta de ropa interior usada de hombres, porque se está constatando que el público femenino es cada vez más asiduo a comprar ropa interior usada de hombres como fetiche para poder hacer realidad sus fantasías eróticas con el hombre de sus sueños.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0